Enfermedades, asociaciones

Pocos temas de enfermedades salen a la luz, hasta que algún famoso le sucede algo y de ese mismo momento los fans y adeptos a ese famoso en particular, salen en la búsqueda de información sobre dicha enfermedad, lo que conlleva en un reventar de las redes sociales. Caso sucedido hace poco con un cantante de reggaetón, cuyo nombre, por nociones personales y de permisos, me reservo. La enfermedad, trisonomía 13, o síndrome de Patau.

En realidad, me incluyo en las personas que no había oído nombrar este tipo de patología o enfermedad que es genética, que viene en los genes de las personas que lo llevan sin saberlo. Su nombre se debe al científico que lo descubrió y que lo publicó en la revista de la BBC, pero como dije anteriormente, no sabía que existía este tipo de enfermedad. Pero, en ¿qué consiste? Es una enfermedad que puede transmitirla tanto el hombre como la mujer, así que no es solo típica  de un solo sexo nada más. Según lo leído de esta enfermedad, esta trisonomía ocurre durante la fecundación.

Una fecundación normal ocurre con cuarenta y seis cromosomas, veintiséis de la madre y veintiséis del padre. Que hacen veintitrés pares  Pero en el síndrome de patau, tanto el óvulo como el espermatozoide, puede llegar con un cromosoma más, es decir, supongamos que en la fecundación después de un coito normal, el hombre envió veintitrés cromosomas y la mujer veinticuatro, o viceversa. Enviando entonces un cromosoma de más, lo que hace que se relacione la fórmula 23+24=47. Allí ocurre la trisonomía y el bebé que nazca, viene ya con el síndrome de patau.

Es una rara enfermedad que puede traer malformaciones en los bebés, que van desde microcefalia, ojos más pequeños que lo normal, dedos adicionales en manos y pies, dos huecos y un solo ojo (cíclopes), entre muchas más patologías que esta enfermedad puede traer consigo. La expectativa de vida es que no llegan a los dos años, aunque en la mayoría de los casos, mueren al nacer con tantas cosas que traen consigo, además no es una enfermedad hereditaria, solo que la persona no sabe que la padece. En la mayoría de los casos, se puede detectar durante el embarazo, pero ya queda a decisión de los padres, pensar qué va a hacer.

Después de indagar sobre en qué consistía la enfermedad, comencé a buscar las fotos donde aparecieran las malformaciones presentadas por los recién nacidos. Las imágenes que vi, eran tan fuertes que opté por cerrar la página y no seguir viéndolas. Entonces me dediqué a escribir estas líneas en solidaridad con esos padres que tuvieron, tienen o tendrán que pasar por un momento tan difícil de ver que unos de sus hijos nazcan con un mal como este. Miré a mis hijas y de verdad, me siento muy afortunada de tenerlas conmigo. Son lo mejor que me han pasado y doy gracias a Dios que nacieron sanas y saludables, me siento afortunada por todo esto.